El Ministerio de Comercio prevé aumentar las ayudas a los autónomos

El Ministerio de Comercio prevé aumentar las ayudas a los autónomos

Las PYMEs aglomeran, casi en su totalidad, el colectivo empresarial español convirtiéndose en el motor de la economía del país.
En España, las pequeñas y medianas empresas superan ya los 3 millones entre personas físicas y otras figuras jurídicas, donde el 24,3% se dedican al sector del comercio y el restante a otros servicios.

Con estos datos no es difícil imaginar como año tras año, autónomos y PYMEs reclaman ayudas, subvenciones y rebajas de impuestos en sus sectores, y cómo los partidos políticos incluyen en sus programas electorales, medidas variables para ayudas al comercio, ayuda al autónomo y, en general, ayudas al sector minorista. Así lo pudimos ver en las pasadas elecciones del 26J, donde la cuota progresiva fue la medida más relevante apoyada, de manera muy distinta, por las cuatro fuerzas políticas más importantes del país.

Esta regulación exige que, aquellos autónomos que facturen por debajo del salario mínimo interprofesional mensual (SMI), estén libres de pagar su cuota de autónomos y, aquellos que superen el umbral, paguen en concordancia a sus beneficios.

La falta de gobierno deja en borrador estos y otros temas que afectan directamente a la población, pero dejan con vida ciertas regulaciones existentes que seguirán estando vigentes durante todo este año 2016. La gran mayoría van dirigidas al nuevo emprendedor o a la creación de nuevas empresas, aunque también hay algunas para autónomos y PYMEs con trayectoria.

Por ejemplo, para autónomos y PYMEs, existen ya bonificaciones como las obtenidas a través de las líneas ICO, también otras como las conseguidas a través de reducciones en la base de cotización mínima en el Servicio Público de Empleo, o aquellas a través de la contratación de trabajadores (temporal, indefinida y el trasvase de la primera a la segunda).

En el bando de las PYMEs, existen diferentes subvenciones financieras que permiten al beneficiario reducir hasta un 4% el interés del crédito, además de subvenciones para la formación (75% del coste de los cursos), para la asistencia técnica de un 75% de los servicios prestados, renovación de vehículos a través del plan PIVE-8, etc.

Por último, el comercio mininorista también cuenta con ayudas para la modernización, ampliación y reformas de sus establecimientos. Éstas dependerán de cada Comunidad Autónoma y de la formación del gobierno en España. Con ellas, se ayuda al comerciante a invertir en la renovación de sus instalaciones y mejorar la eficacia y la eficiencia de su negocio, reduciendo las exigencias de inversión para acceder a los créditos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y analizar el uso de este sitio web. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.